Las nuevas pulseras Meliá permiten a los clientes abrir su habitación y pagar con un giro de muñeca

Meliá Hotels International ha desarrollado junto a Oracle una nueva pulsera que, conectada por bluetooth a la aplicación de Meliá, permite al cliente desbloquear la puerta de su habitación con tan solo acercar el brazalete a la cerradura, así como acceder a los múltiples servicios que ofrece el hotel, como pagar una comida en el restaurante o un tratamiento en el spa.

Esta nueva pulsera también permite el pago en establecimientos comerciales o restaurantes del área asociada al resort, por lo que no es necesario que el cliente lleve consigo la cartera cuando sale a dar una vuelta por el destino, o incluso cuando baja a la playa o a la piscina, pues la pulsera es totalmente impermeable.

La pulsera Meliá, que lleva incorporado un chip dotado de bluetooth y con capacidades de comunicación en un espacio corto, es un método para acceder a servicios y pagarlos y con la integración de diversas tecnologías de Oracle Cloud ofrece a los clientes una experiencia vacacional más cómoda y conectada.

El director de operaciones de Meliá Hotels International, André Gerondeau, ha explicado que estas pulseras son el resultado de una investigación para “facilitar un viaje más fluido y libre para nuestros clientes a través de todos los servicios y espacios que los hoteles les ofrecen”, para lo que contaron con la colaboración de Oracle, que desarrolló la ‘Pulsera Meliá’ en “un tiempo récord”.

La prueba piloto de esta nueva tecnología se ha realizado en dos hoteles del grupo en Magaluf (Mallorca) y el próximo 17 de agosto se incorporarán en otros cuatro hoteles de la zona.

Los hoteles Sol Katmandu Park y Calviá Beach The Plaza han sido los dos elegidos para realizar la prueba, donde los clientes han recibido la pulsera durante el ‘check in’, con la que pueden abrir la puerta de su habitación y pagar cualquier servicio del hotel y del resto de establecimientos de la compañía en Magaluf.

Las pulseras están vinculadas a la aplicación de Meliá con la que se puede controlar la utilización de las pulseras por los menores de edad, fijar un máximo de crédito, recibir recibos de sus gastos y la posibilidad de cancelación de servicios.