¿Han tocado techo las llegadas de turistas extranjeros a España?

La ralentización de llegadas de turistas extranjeros a un menor ritmo y la situación de incertidumbre para los próximos meses puede hacer que España cierre 2018 con un crecimiento “muy moderado o un crecimiento nulo o negativo” del número de visitantes este año, un crecimiento moderado del gasto y un descenso o estancamiento en las pernoctaciones, según se desprende del último informe elaborado por Turespaña.

El comportamiento de los tres grandes emisores de turistas hacia España –Reino Unido, Alemania y Francia–, unido a la evolución en los últimos meses de las llegadas desde Italia, País Bajos y Estados Unidos, puede hacer decantarse la balanza en este sentido, tendencia que será más o menos evidente durante el último trimestre.

Según el informe prospectivo trimestral del turismo internacional hacia España de Turespaña, las previsiones “menos halagüeñas” son las de aquellos países que copan el mayor volumen de turistas extranjeros: Reino Unido, Alemania y Francia, que suponen más del 50% de los visitantes que recibe nuestro país.

Reino Unido y Francia han dado ya síntomas de un cambio de ciclo desde hace varios trimestres y a ello se añade la caída en gasto y en pernoctaciones de los visitantes alemanes, que pese a ello resisten en número de entradas.

Que los principales mercados adecuen su demanda turística a periodos menos estacionales buscando otros tipos de turismo como el cultural, gastronómico o de compras será clave en esta evolución. Asimismo, sobre la posible desestacionalización de los principales mercados emisores constata ligeros indicios de manera “muy débil” todavía, que puede propiciar tipos de turismo alternativos, más propicios fuera de temporada. Como ejemplo, señala las tasas positivas para septiembre y octubre que presenta el turismo llegado desde Francia.

En una segunda línea, mercados como Italia, Países Bajos o EE.UU., con tasas “muy positivas” sobre todo en gasto realizado, junto a Bélgica, Suecia, Portugal, Suiza e Irlanda pueden apuntalar las cifras de entradas.

MÁS QUE UN PRESUMIBLE CAMBIO DE TENDENCIA

Para el tercer trimestre, las previsiones para el flujo turístico a nivel internacional son en general positivas en la mayoría de los mercados, pero los síntomas de ralentización en los dos primeros trimestres empiezan ya a consolidarse en algunas países indicando “un más que presumible cambio de tenencia”, al menos en lo que se refiere a entradas de turistas y pernoctaciones.

En concreto, entre el periodo julio-octubre, se prevé un aumento 2,4% en el número de turistas en España, con crecimientos generalizados salvo en las procedentes de Reino Unido (-4,2%) y Suiza (-4,9%), así como un incremento del 1,1% de pernoctaciones hoteleras.

Las pernoctaciones vienen mostrando tasas negativas desde hace varios periodos, reflejo de la tendencia a “una mejor estancia media” en los viajes y a un menor número de pernocaciones generales. Pese a todo, las previsiones apuntan a cifras ligeramente positivas para los próximos cuatro meses. Si bien es estima una caída del 5,1% en las pernoctaciones realizadas por los visitantes llegados de Alemania y en menor medida desde Suiza (-1,5%).

El ritmo de llegadas de turistas se está ralentizando, sobre todo a partir del mes de agosto de 2017. De seguir esta evolución, apunta Turespaña, sería de esperar un próximo estancamiento de la serie. No obstante, el cierre de 2018 puede acabar con buenas cifras, teniendo en cuenta que venimos de dos años consecutivos de récord turísticos absolutos.

BÚSQUEDA DEL TURISTA COSMOPOLITA Y DESESTACIONALIZACIÓN

En cuanto al gasto, se mantiene en “cifras positivas y esperanzadoras” poniendo de relieve que la búsqueda alternativa de otro topo de turismo asociado al denominado ‘turista cosmopolita’ estaría dado resultado en mayor o menor medida.

Las previsiones arrojan un aumento del 5,3% del gasto en el periodo julio-octubre, con incrementos dispares según mercados donde destaca EEUU y Portugal con incrementos estimados de dos dígitos, del 11,9% y del 21,1%, respectivamente. El norte de Europa muestra crecimientos más moderados, incluida Alemania, frente al resto de mercados principales que crecen por encima del 5%.

Turespaña argumenta que si bien el aumento del gasto turístico puede explicarse en parte por un aumento de precios –principalmente en transporte por el incremento del precio del combustible– no ha existido un incremento generalizado de los mismos que justifique “la palpable diferencia” entre el ritmo de llegadas y la serie de evolución del gasto, máxime cuando la competitividad en el Mediterráneo está aumentando.

“Es por ello que puede afirmarse que las estrategias dirigidas a la captación de turistas capaces de efectuar un mayor gasto turístico están teniendo éxito, aumentando el gasto por persona y haciendo por tanto que aunque el número de turistas se esté ralentizando, el gasto se ralentice a un menor velocidad o incluso, como es el caso, siga creciendo”, reza el informe.

Así las cosas, en los próximos trimestres se podrá comprobar si, en efecto, los turistas procedentes de los grandes países emisores de visitantes España siguen aumentando sus viajes en otros periodos fuera del estival y aumento la predisposición a realizar otro tipo de viajes a destinos distintos de ‘sol y playa’ en España.