La casa de verano de Adolfo Suárez en Ávila, convertida en hotel ‘boutique’

La casa de verano del que fuera presidente del Gobierno de España Adolfo Suárez se ha convertido en un hotel ‘boutique’ de cinco estrellas, ubicada en el casco antiguo de Ávila.

En concreto, La Casa del Presidente es el proyecto “más especial, singular y emotivo” del grupo hotelero Fontecruz, que cuenta con establecimientos en Ávila, Sevilla, Toledo y Lisboa, según informó en un comunicado.

En los años 90, la familia Ortega, propietaria del grupo hotelero, adquirió este inmueble, que está situado en la calle Telares número 1 de Ávila, para convertirlo en su propio hogar vacacional, pero tras una reforma, llevada a cabo por el arquitecto Gustavo Vázquez y el estudio de interiorismo Ángel Studio y Late Motiv, lo ha convertido en un hotel ‘boutique’ en el centro histórico de la ciudad.

La Casa del Presidente, que aún conserva la estructura del edificio original construido en los años 70 y el despacho de Suárez prácticamente intacto, es el único hotel con piscina dentro de la muralla de Ávila.

El hotel está distribuido en tres plantas. La inferior es la que más fiel se ha mantenido a la estructura original de la casa, construida en los 70 para la familia Suárez sobre una edificación anterior, y en ella destacan las vigas y contraventanas de madera propias de los palacetes castellanos, el zaguán de piedra de la entrada se ha conservado intacto, la cocina, que se ha transformado en el comedor del hotel y la recepción.

Un despacho con historia

La recepción se sitúa en lo que fuera el despacho de Adolfo Suárez, una estancia en la que se abordaron las bases de la actual Constitución y en la que se cree que Suárez se reunió con Santiago Carrillo para negociar la legalización del Partido Comunista. Preside la sala una gran librería de la época de Suárez con una pequeña puerta secreta diseñada para facilitar su huida en caso de emergencia.

Los pisos superiores albergan las 10 habitaciones (dos delux, cinco junior suites y tres suites) de este hotel concebido en formato boutique. Cada habitación lleva el nombre de conceptos que representan los valores sobre los que se sustentó la figura de Suárez como ‘Vida’, ‘Amor’, ‘Alegría’, ‘Libertad’, ‘Paz’, ‘Coraje’, ‘Diálogo’ y ‘Felicidad’.

Entre las zonas comunes del hotel destaca el jardín, que está delimitado por la propia muralla de Ávila, y coronado por un porche y una piscina de verano, que convierte a La Casa del Presiente en el único hotel situado dentro del conjunto histórico de la ciudad que tiene piscina exterior.

Por otro lado, el grupo hotelero Fontecruz ha cuidado su apuesta por la gastronomía en este hotel, en el que destacan los desayunos caseros a base de zumos naturales, mermeladas artesanales, embutidos locales, quesos de la sierra de Gredos y el valle del Tiétar, yogures naturales de vacas abulenses y una gran variedad de panes artesanos de la Tahona del Sotillo, un obrador con más de 100 años de antigüedad.

Para la elaboración de la carta de las cenas, el hotel cuenta con la chef de origen portugués Alexandra Marthino, formada en Le Cordon Bleu, en el dos estrellas Michelin DSTAgE y en el restaurante La Esperanza del grupo TriCiclo. La propuesta culinaria cuenta con una pequeña, pero estudiada bodega con vinos de la zona (de Cebreros, El Tiemblo y El Barraco), referencias tanto clásicas como curiosas españolas y algunas etiquetas internacionales.