El sector turístico español invirtió más de 3.100 millones en reformas hoteleras en los últimos tres años

El sector turístico español ha invertido un total de 3.137 millones de euros en reformas hoteleras y hoteles en construcción en España en los últimos tres años (2015-2017), destinados a un total de 742 establecimientos hoteleros con un total de 127.400 habitaciones, según el ‘Informe sobre Inversión en Reformas Hoteleras y Hoteles en Construcción en España’, realizado por Colliers International.

Esto supone que el 17% de la planta hotelera en España es nueva o se ha modernizado en este periodo, según este informe que destaca además que actualmente hay previsto un volumen de inversión de 6.198 millones de euros en el corto-medio plazo, destinado a renovar o construir 522 hoteles y 82.480 habitaciones.

Del total de este volumen, el 68% irá destinado a obra nueva, lo
que confirma el impulso en la construcción de nuevos hoteles, significativamente afectado por la crisis en la última década. De hecho, la obra nueva, que recibió 943 millones de euros en el periodo 2015-2017, no ha empezado a ser relevante hasta el pasado año.

El informe asegura que el repunte en la inversión de estos tres últimos años está estrechamente relacionado “tanto con la mejora de los resultados operativos de la industria hotelera como con el nivel de inversión en compra de hoteles (también en máximos niveles históricos en los años 2015-2017) y el perfil de los compradores, de carácter más profesional y con un fuerte componente de valor añadido”.

Por grado de intervención, del total de inversión registrada en los últimos 3 años, el 30% se dirigió a obra nueva (86 hoteles, 8.890 habitaciones), el 42% a reformas integrales (172 hoteles y 34.190 habitaciones), el 25% a reformas parciales (304 establecimientos y 54.030 habitaciones) y el restante 3% a actuaciones puntuales de menor calado, pero que han afectado a 180 hoteles y 30.280 habitaciones.


DESTINOS VACACIONALES

Por tipología del activo, el 72% de la inversión registrada se ha dirigido a establecimientos hoteleros vacacionales, que han acumulado un total de 2.250 millones de euros entre 2015-2017.

Según el informe esto demuestra la decisión estratégica de propietarios de hoteles de “reinvertir una parte significativa de los beneficios en mejoras que traten de fidelizar a sus clientes y les permitan afrontar con solvencia la recuperación de destinos competidores como Turquía, Grecia, Egipto, Túnez o Marruecos”.

Por lo que se refiere a la distribución geográfica, sólo cinco destinos acaparan el 82% de la inversión total en reformas y hoteles en construcción en los últimos tres años.

Baleares es la región que ha registrado el mayor volumen de inversión con 1.121 millones de euros (36% del total), le siguen las Islas Canarias con 625 millones de euros (20%), Barcelona con 318 y Madrid
con 315 millones (ambas representan un 10%), y por último Costa del Sol que acumula 193 millones de euros (6%).

El informe destaca que tres de los cinco principales destinos (Baleares, Canarias y Barcelona), tienen regulaciones restrictivas que dificultan o impiden el desarrollo de hoteles de nueva planta, “lo
que sin duda ha impulsado la inversión en reformas”.

En este sentido, Baleares lidera la inversión en reposicionamiento hotelero gracias a las medidas políticas de modernización de la planta que finalizaron a mediados de 2017. A fecha de elaboración del
informe, el 24% de la oferta hotelera en Baleares es nueva o ha sido modernizada en los últimos tres años, superando ampliamente la media nacional.

Por categorías los establecimientos de categoría 4 estrellas son los que han absorbido un mayor número de intervenciones, con un presupuesto medio de 17.200 euros por habitación para reformas parciales, 54.000 para reformas integrales y cerca de 130.000 euros por habitación en establecimientos de nueva planta o inmuebles reconvertidos a hotel.

Entre las 522 reformas futuras y proyectos de obra nueva ya anunciados destacan varios proyectos por la relevancia de las marcas internacionales que han conseguido atraer a España (Four Seasons Madrid Canalejas, Mandarín Oriental Madrid o Starwood con su marca W en Madrid y Marbella) así como otros que suponen reformas integrales de gran envergadura por la dimensión de los hoteles (Riu Plaza de España en Madrid o el complejo San Miguel en Ibiza).

POSITIVAS PERSPECTIVAS DE FUTURO

La consultora inmobiliaria prevé que en el corto y medio plazo se consolide la inversión en obra nueva y que continúe la decisión estratégica de las cadenas hoteleras de seguir invirtiendo para reposicionar sus activos en España, “lo que les permitirá estar preparados para fidelizar a la demanda que sigue viendo España como un destino preferencial por seguridad, infraestructuras, sanidad y oferta general de servicios”.


Por ello confían en que la cifra de casi 6.200 euros de inversión ya anunciados se verá incrementada “significativamente” en los próximos meses tanto por el anuncio de la construcción de nuevos proyectos hoteleros, como por la comunicación de reformas en curso no anunciadas en muchos casos hasta la fecha de reapertura o finalización de las mismas.