El principal reto de la industria turística española es pasar “de la cantidad al valor”

Varios expertos del sector hotelero español participaron en el Gran Debate Hotelero organizado por Grupo Vía en Madrid, donde coincidieron que el principal reto de la industria es “transitar de la cantidad al valor”, según manifestó la directora de Operaciones de Iberostar Group, Inmaculada de Benito.

En el debate también participaron el director general de Ilunion Hotels, José Ángel Preciados; el director de Desarrollo Corporativo de Palladium Hotel Group, José Matheu; el consejero delegado de Artiem, José Guillermo Díaz Montañés; y el consejero delegado de One Shot Hotels, Luis Felipe Mendieta, moderado por el director general de Les Roches Marbella, Carlos Díez.

Los países turísticos emergentes o la recuperación de destinos como Turquía y un cambio en el perfil del turista que busca nuevas experiencias hace que los esfuerzos por mantener el liderazgo del sector deban acelerarse y tender hacia otro modelo con “miras a largo plazo” y mirando hacia la sostenibilidad.

“En España no se construye fortaleza sobre los valores del país, como la cultura o la historia”, señaló De Benito, en lo que coincidió con el representante de Palladium en admitir que se necesita diferenciación para mantener la fidelidad.

En este sentido, Mendieta lamentó que no se impulse más la cultura de la “innovación ni investigación” para el sector turístico como sí que ocurre en otros países.

No obstante, todos los participantes han coincidido en que los datos siguen siendo buenos, pese a la reducción de aproximadamente del 5% del turismo este año, algo que se esperaba, “solo que no tan pronto”. En esta línea, abogaron por cuidar la imagen que se da del país en el extranjero: “hay muchas medidas de turismo escondidas”.

CONVIVIR CON LOS PISOS TURÍSTICOS

En cuanto a las viviendas de alquiler turístico y cómo afecta al sector hotelero, todos coincidieron en que es “algo que ya está aquí” y que es competencia de las administraciones crear una regulación adecuada, tanto a nivel nacional, como regional o local, para que este tipo de alojamientos operen bajo la legalidad.

En este sentido, confiaron en que la armonización en la que se trabaja contribuya a eliminar “el intrusismo y la economía sumergida” para que todos los sectores puedan competir en igualdad. De Benito achacó a la proliferación de estos modelos sin regular los problemas de convivencia en los destinos, como la turismofobia.

En el evento también se trató el tema de la estacionalidad y de la “saturación” de algunos destinos en verano, mientras que el resto del año hay hoteles que “se llegan a cerrar”. Por eso, es importante que el sector hotelero ofrezca otros servicios o experiencias para atraer al cliente porque “si eres capaz de incluir la felicidad aportas un valor diferencial”, añadió Diez Montañés.


La aplicación de nuevas tecnologías, la oferta de servicios de “placer” en hoteles típicamente de negocios, mostrar una implicación por la sostenibilidad, el medioambiente o una responsabilidad con los empleados o con los habitantes del destino son algunos de los aspectos en los que han ahondado para mejorar la oferta del sector, así como adaptarse a los nuevos mercados, como los “hoteles cápsula”, ya que “si un cliente lo demanda y es legal, el empresario tiene que cumplir con el mercado”, ha indicado el consejero delegado de Artiem.