Ocho de cada diez españoles eleva su demanda de comida informal en los restaurantes

Ocho de cada diez españoles han incrementado el gasto en restaurantes de comida informal —bocadillos, hamburguesas, ensaladas y tapas— desde 2012, un tipo de comida que ya representa el 42% del gasto total de los españoles en restauración.

De hecho, cada español se gasta una media de 61 euros mensuales en comida informal, según se desprende del Barómetro de Tendencias en Restauración, impulsado por la Federación de Cocineros y Reposteros de España (Facyre), Hostelería de España y Unilever Food Solutions

En los últimos cinco años, según el informe, la existencia de un consumidor cada vez más exigente y la búsqueda de una buena relación calidad-precio han disparado la demanda de comida informal, a la vez que los profesionales de la restauración han ido proporcionando una oferta cada vez más innovadora y variada en sus recetas de ‘casual food’.

El estudio, cuya muestra supera las 1.000 personas, revela que los españoles salen a comer fuera de casa una media de entre dos y tres veces por semana, pero teniendo muy en cuenta la relación calidad-precio a la hora de escoger un restaurante. En concreto, un 59% de los consumidores consideran muy importante este aspecto antes de elegir un local.

El gasto total de los españoles en bares y restaurantes es de 146 euros mensuales por hogar (1.752 euros anuales), mientras que cinco años atrás se situaba en 183 euros mensuales (2.196 euros anuales). En este sentido, el ‘casual food’ ya es la opción elegida por el 38% de los consumidores cuando salen a comer fuera, por delante de la comida tradicional (36,3%) y de los restaurantes exóticos (18,3%).

LA TENDENCIA ‘HEALTHY’ SE CONSOLIDA

Tal y como indica el Barómetro de Tendencias en Restauración 2018, los españoles salen a comer fuera una media de entre dos y tres veces por semana, principalmente para pasar un buen rato (74,7%), pero también para no tener que cocinar en casa (53,3%).

Además, un 77% de los encuestados se muestran muy o bastante interesados en introducir cada vez más elementos saludables a sus comidas, un porcentaje que se eleva aún más entre catalanes (79%) y vascos (78%).

Sin embargo, el servicio sigue siendo, junto con el precio, uno de los factores que hacen decidir a los clientes por uno u otro restaurante. Un 40,3% lo considera muy importante, según el informe, mientras que las recomendaciones de otras personas quedan en un segundo plano: sólo un 19,8% considera muy importantes los comentarios que reciben sobre un determinado local antes de acudir a él.

La directora general de Unilever Food Solutions, Àngels Solans, ha destacado la demanda creciente del ‘casual food’ ante unos comensales que buscan, cada vez más, “una experiencia de calidad pero a buen precio cuando salen a comer fuera de casa”.

En este sentido, la directiva asegura que “la innovación de los profesionales de la restauración ha permitido que cuatro de cada diez comensales españoles identifiquen la comida informal con platos ‘gourmet’, y que más del 40% considere que las recetas que se les ofrecen son cada vez más originales”.

Por su parte, el presidente de Facyre, Mario Sandoval, destaca el auge del sector en España: “Los profesionales de la restauración han hecho una gran esfuerzo en los últimos años para adaptarse al contexto de crisis y salir adelante con propuestas que se adaptan a las nuevas necesidades de los consumidores”.

Una opinión compartida por el presidente de Hostelería de España, José Luis Yzuel, quien destaca la importancia que tiene la restauración para la economía española.

“El sector creció un 4,7% más en 2017, encadenando cuatro años al alza impulsado por el turismo extranjero, pero también por la recuperación económica, que ha incentivado el consumo interno. Las previsiones para este año siguen siendo positivas y se espera que el sector crezca en torno al 3% en 2018”, resalta.