Pesimismo en la hotelería: solo el 27% de los directivos confía en obtener más ingresos

Solo el 27% de los consejeros delegados del sector hotelero a nivel mundial se muestra muy confiado en el aumento de los ingresos de sus compañías en los próximos 12 meses, según la ‘Encuesta Mundial de CEOs’ elaborada por PwC, que señala «pesimismo» en el sector porque este porcentaje que se sitúa ocho puntos por debajo de la media total de todos los sectores.

Entre las conclusiones de la encuesta también está el riesgo de «comoditización», una de las tendencias «que más está perjudicando» a este sector. La comoditización refiere a la pérdida de diferenciación entre los establecimientos hoteleros, motivada principalmente por el aumento de las gestiones ‘online’ frente al trato personal, que hace que los establecimientos «solo se diferencien en el precio y las opiniones de otros viajeros».

Otro de los desafío son las plataformas de gestión de reservas, que se llevan comisiones que van desde un 10% a un 15% de los ingresos de las grandes cadenas, y de un 18% a un 22% en el caso de hoteles independientes y cadenas más pequeñas.

A pesar de ello, PwC señala que existen «razones para la esperanza» ya que el 60% de los consumidores prefiere alojarse en un hotel de alta gama que en alojamientos compartidos, por lo que los primeros deben apostar por crear experiencias más personalizadas para sus clientes.

En ese sentido, el trato personal es «clave», aunque el 63% de los consejeros delegados considera «difícil» la contratación de profesionales, sobre todo por la falta de empleados cualificados (47%). Las empresas del sector, por tanto, deben fomentar que sus profesionales no vean la hostelería como una parada antes de conseguir un trabajo mejor, aumentando los salarios de sus empleados y ofreciéndoles una formación integral.


Por último, entre el informe de conclusiones, PwC destaca que el sector debería aprovechar el potencial tecnológico, que puede ser clave para hacer más eficientes los procesos administrativos del sector y liberar a los empleados para que puedan dedicarle más tiempo al cliente.