Málaga y Granada se unirán desde el lunes al resto de Andalucía en la Fase I de desescalada

La Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía ha saludado la decisión del Ministerio de Sanidad de permitir este viernes el pase de las provincias de Málaga y Granada a la Fase I del plan de transición a la «nueva normalidad» a partir del próximo lunes, 18 de mayo, cuando se unirán así al resto de provincias andaluzas en esa etapa, y ahora espera que el Gobierno permita que el conjunto de Andalucía avance a la vez a la Fase II sin necesidad de que Málaga y Granada tengan que esperar para ello «una semana más» que el resto de provincias.

Así, y «siempre que se cumplan con todas las garantías», el día 25 de mayo la totalidad de Andalucía entraría en fase II, según ha recordado la Consejería de Salud y Familias en un comunicado.

En unas declaraciones difundidas por dicho departamento del Gobierno andaluz tras la reunión que esta tarde se ha celebrado el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Sanidad, el consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, ha comentado que ha pedido al Ministerio de Sanidad que «Andalucía tiene que ir agrupada al máximo» a la hora de ir superando etapas de la desescalada.

Así, «las ocho provincias tienen que ir en el desescalado al mismo nivel», según ha defendido el consejero, que ha confirmado que «esa va a ser la propuesta» de la Junta de Andalucía, que las ocho provincias «vayan juntas» en este proceso.

DECISIÓN «DE JUSTICIA»

De igual modo, el consejero ha afirmado que «era de justicia que las dos provincias estuvieran en esta fase, ya que cumplen con todos los requisitos epidemiológicos, asistenciales y de prevención», y ha explicado que «se sigue trabajando para evitar un repunte de los casos, diagnosticar precozmente a los positivos y curar a los contagiados».

Por otro lado, en la reunión interterritorial de Sanidad, Aguirre ha recordado las propuestas realizadas por Andalucía con respecto la concentración de salidas de actividades de las personas mayores y dependientes durante las mañanas, hasta las 14,00 horas; mientras que las realizadas por adultos no vulnerables y familias con hijos menores se realizará por las tardes, hasta las 24,00 horas.

Del mismo modo, se ha pedido la apertura de playas y piscinas en fase II; así como que en fase I se permita la práctica deportiva de la caza y de la pesca. Esta semana se ha elevado al Ministerio también la propuesta de apertura de locales comerciales independientemente de sus metros, siempre que no tenga carácter de centro comercial o de parque comercial, según informa la Consejería.

LLAMAMIENTO A LA «PRUDENCIA» Y LA «RESPONSABILIDAD»

Finalmente, Aguirre ha insistido una vez más la «responsabilidad» de toda la sociedad, haciendo un llamamiento a seguir guardando las pautas establecidas de distanciamiento social y el uso de mascarilla siempre que el distanciamiento no pueda ser posible.

En este sentido, también se ha trasladado al Ministerio de Sanidad la recomendación «encarecida» del uso de mascarilla higiénica o quirúrgica en todos los espacios públicos o de atención al público, abiertos o cerrados.

El consejero ha pedido «muchísima prudencia a todos los andaluces», porque «estamos todavía en fases muy duras», ya que «el virus lo tenemos todavía con nosotros». «Tenemos que evitar el contagio al máximo», ha enfatizado Aguirre.

El Ministerio de Sanidad ha autorizado este viernes que Málaga, junto con Granada, pasen desde el próximo lunes, 18 de mayo, a la fase I del plan de transición a la «nueva normalidad» de la crisis del coronavirus, sumándose así a las restantes seis provincias andaluzas, para las que el Gobierno ya autorizó hace una semana su promoción a esa etapa.

Así lo ha anunciado el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, en una rueda de prensa en el Palacio de La Moncloa junto al ministro de Sanidad, Salvador Illa, quien previamente ha presidido por videoconferencia una reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (SNS).

La anterior decisión del Ministerio, conocida el pasado viernes, de mantener a Málaga y Granada en la fase cero del plan de desescalada al menos una semana más que el resto de provincias andaluzas generó controversia política y malestar en el Gobierno de la Junta -de PP-A y Ciudadanos (Cs)- prácticamente desde el mismo momento de darse a conocer.