La inauguración de la base de Easyjet en Málaga, una mejora de la conectividad de la Costa del Sol

La inauguración de la base de Easyjet Málaga, que supone “un paso más en la mejora de la conectividad de la Costa del Sol”, comenzó ayer con la tradicional llegada del avión y el corte de cinta por parte de los mayores representantes de la aerolínea y las autoridades, y siguió con la mesa redonda “Reinventando el turismo”.

La nueva base, que está operativa desde el 1 de junio, se suma a las que EasyJet ya tiene en Barcelona y Palma de Mallorca y consolida la presencia de la compañía en España, un mercado que cada vez gana más peso, operando desde marzo a octubre con tres aviones A-320 y creando, por el momento, 100 puestos de trabajo.

EasyJet cuenta ahora con 14 aviones basados en España, donde emplea a más de 400 personas bajo contratos locales, siendo ahora la segunda aerolínea en Málaga y, tras anunciar una nueva ruta con Birmingham (del 29 de junio al 30 de octubre), ofrece hasta 14 rutas a algunas de los destinos más destacados de Europa.

El subdelegado del Gobierno en Málaga, Teófilo Ruiz, en el marco del debate, calificó la apertura de esta base como “una señal de optimismo” y “una decisión estratégica acertada por parte de Easyjet”, destacando que “genera estabilidad y empleo, tejido industrial y una ventaja competitiva”, además de que “asegura una conectividad de primer nivel y establece una alianza de beneficio mutuo, en la que la inversión y la gestión han sido las claves”.

Por su parte, el secretario General de Turismo de la Junta de Andalucía, Manuel Muñoz, lo calificó como “uno de los principales hitos para la remontada en el sector turístico andaluz”.

El debate, asimismo, giró en torno a las expectativas sobre las recomendaciones del Gobierno británico a su población y la consideración de España como destino turístico seguro.

Para Francisco Salado, residente de la Diputación de Málaga y de Turismo y Planificación Costa del Sol, “todo está en la cabeza de Boris Johnson” y apuntó a “una posible estrategia para mantener la inversión en su país”. Además, definió la apertura de la base de Easyjet como “resultado de la coordinación entre instituciones públicas con el impulso de la iniciativa privada”.

En la misma línea, el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, afirmó que “tener base en el aeropuerto es un punto de referencia, aporta reconocimiento a la compañía y es un respaldo más a una provincia conectada con el mundo”.

El director del aeropuerto, Pedro Bendala, destacó “la rentabilidad del aeropuerto y de la compañía, pero, sobre todo, la social”, y anunció además que “las aerolíneas volarán al 85 por ciento de los destinos”.

En cuanto al te, el director general de Easyjet para el sur de Europa, Javier Gándara, subrayó de forma positiva “que ya se vuelva a hablar de inversión y recuperación” y calificó la Costa del Sol como “un destino muy atractivo para conectar con el resto de destinos europeos”.

Asimismo, con respecto a la conectividad, Gándara precisó que se trata de “un factor clave para el turismo”, y lamentó no poder hacer estimaciones de facturación, aunque resaltó la influencia del mercado británico, que abarca el 50 por ciento del tráfico de Easyjet. De este modo, defedió que “hay que dar flexibilidad al viajero, que tiene el mismo perfil que antes de la pandemia, para que pueda, incluso, llegar a cambiar su compra dos horas antes del vuelo”.