La entrada de las aerolíneas de bajo coste en el largo radio frenará el auge de las tarifas, en clase economy, en Europa este año

Las tarifas aéreas permanecerán estables respecto a 2018 en gran parte de las rutas aéreas a nivel global. Así lo refleja un estudio desarrollado por American Express Global Business Travel, ‘Air Monitor 2019’, que señala que la competencia creciente, incluyendo la irrupción de las aerolíneas de bajo coste en las rutas de largo radio, frenará de forma considerable el auge de las tarifas aéreas, especialmente en Europa y Asia-Pacífico.

No obstante, en Europa este estudio hace una lectura diferente en el caso de las tarifas de clase Business, que está previsto que experimenten ligeros incrementos. Y es que la demanda en vuelos dentro de Europa está superando a la capacidad de crecimiento de las aerolíneas, ya que éstas están centrando sus esfuerzos ahora mismo en renovar sus flotas y mejorar la eficiencia, en lugar de aumentar su volumen.

Asimismo, podría jugar un papel crucial la incertidumbre política y económica derivada de algunos condicionantes, como el Brexit en Europa, que podrían tener un impacto en las tarifas a lo largo del año aún impredecible.

En nuestro país, las tarifas permanecerán estables e, incluso, pueden experimentar ligeros descensos, debido a un crecimiento contenido de la demanda y a un exceso de capacidad provocado por el elevado número de aerolíneas low cost que prestan servicio en España.

Aerolíneas de bajo coste, ahora en el largo radio
En su día, la irrupción de las aerolíneas low cost en el corto radio cambiaron el panorama aéreo de forma muy significativa. No obstante, el desarrollo de nuevas flotas altamente eficientes está provocando también la entrada de este tipo de aerolíneas en el mercado del largo radio. De acuerdo a este estudio, de media se han creado al año 3 aerolíneas de bajo coste centradas en el largo radio desde 2012. Sin embargo, estas líneas aéreas se enfrentan a retos a la hora de ser rentables, sobre todo debido al aumento de los precios del combustible y a la competencia significativa de las aerolíneas que tradicionalmente han operado vuelos de largo recorrido.

NDC y distribución directa
Como consecuencia de los costes crecientes que presionan el margen de beneficio, de la competencia de las aerolíneas low cost que ha rediseñado el modelo de negocio y del crecimiento de los servicios complementarios ofrecidos por las aerolíneas como una fuente clave de ingresos, las aerolíneas han iniciado el camino hacia el denominado NDC (New Distribution Capability).

A través de este nuevo estándar promovido por IATA, las líneas aéreas pretenden mejorar la forma en que sus contenidos se ofrecen al usuario. Esto permitirá al proveedor aéreo el control sobre el modo en que se muestra su información, aunque también hará más complicado para el usuario comparar las tarifas de distintas aerolíneas. En este sentido, los 3 GDS (Global Distribution System) han lanzado programas NDC y actualmente están trabajando con las aerolíneas.

Incremento de los costes operacionales
Los costes aéreos continúan en aumento, como consecuencia, sobre todo, de los incrementos en el precio del combustible. No obstante, las aerolíneas también se enfrentan a mayores costes de mantenimiento y personal, siendo este último condicionante una de las principales razones que puede frenar este año la expansión de las aerolíneas de bajo coste.

Segmentación de tarifas
Las principales aerolíneas de Estados Unidos están segmentando sus precios para competir de forma más efectiva con las aerolíneas low-cost y para mejorar su margen de beneficio. Con el auge de las líneas aéreas de bajo coste en los vuelos de largo recorrido, el resto están optando por extender la segmentación de tarifas también en el ámbito del largo radio. Así, las aerolíneas que han operado vuelos internacionales tradicionalmente han empezado a ofrecer tarifas que no incluyen ningún extra para vuelos transoceánicos.

La clase Premium Economy atrae a un público clave
Ya extendida en Europa como un producto propio en el largo radio, la clase Premium Economy está siendo acogida ahora también por las aerolíneas americanas. Aunque se está haciendo hueco como una buena opción para el viajero en el largo radio, son aún pocas las compañías que lo han incorporado en su política de viajes.

Para dar lugar a este estudio, el equipo de Global Business Consulting de American Express Global Business Travel ha examinado minuciosamente los datos procedentes de transacciones aéreas que ha gestionado la compañía para sus clientes durante cinco años. Este análisis ha sido enriquecido a través de otras variables, como precios del combustible, predicciones de la actividad económica y estrategias de las aerolíneas para hacer una previsión lo más exacta posible de cómo evolucionarán las tarifas aéreas en rutas clave para el viajero de negocios durante este año.

“Debido a la incertidumbre política y económica global que ha creado un escenario complejo para el forecast de tarifas aéreas, es importante para responsables de viajes de empresa acceder a la información e insights que pueden ayudarles a optimizar sus programas de aéreo”, comenta Joakim Johansson, vicepresidente of Business Development de American Express Global Business Travel. “Para el Air Monitor 2019, hemos desarrollado una metodología robusta que combina los datos históricos de transacciones aéreas de GBT con un amplio rango de métricas relacionadas con la oferta y la demanda, dando forma así a las condiciones de pricing de las tarifas”.


Para profundizar más en el análisis y otras condiciones que van a impactar en las tarifas aéreas este año, puedes consultar el estudio Air Monitor 2019. Asimismo, también se ha elaborado un white paper denominado ‘Smarter Buying’ que recoge estrategias que conducen al ahorro en transporte aéreo y al bienestar del viajero.